IAC

HISTORIA

secciones

20 oct. 2012

ANTIMANIFIESTO PARÓDICO A FAVOR DE UNA ARQUITECTURA PLURAL.


ANTIMANIFIESTO PARÓDICO A FAVOR DE UNA ARQUITECTURA PLURAL.

Me gusta que las arquitecturas sean inteligentes y tengan carácter. Las amo como          se ama a una época, a una civilización. Como signo revelador de los talentos, las preocupaciones estéticas y prácticas. Las amo, sobre todo, como petrificaciones de un instante de imaginación. También las amo en tanto que intenciones realistas. Como resultado de un acto de voluntad y maestría. Como atestado de una propuesta que ha sabido hacerse admitir para existir. Las amo como ilustraciones fechadas de los límites de lo posible. Las juzgo como testigos de consensos económicos y culturales.
Estoy dispuesto a amar muchas. Puras e impuras. Virtuosas y prostitutas. Espontáneas y sofisticadas. Desnudas y engalanadas . Proletarias y burguesas. ¡Con tal de que estén vivas! ¡Me horrorizan las momias y las resucitadas! Dejemos a Frankenstein con su novia… ¡Con tal que sean tolerantes! Esclava busca ama, ¡no me da la talla! La relación de tipo sadomasoquista de las que imponen su modo de vida y que hacen demostración ostensible de su fuerza de manera perpetua, ¡no gracias!… ¡Con tal de que sean inteligentes! ¡Uno se llega a cansar hasta de las idiotas más preciosas! Si tienen alma, ¡no pasa nada! Si son cultas y no hacen alarde de su saber, las escucharé. Si son sabias iré a visitarlas y me interesaré por sus descubrimientos… De paso, las prefiero bellas, aunque parece que ya no están de moda, ¡pero yo no logro acostumbrarme! Cuando digo bella, no tienen que ser Marilyn necesariamente, quiero decir con encanto y con pequeños defectos interesantes del tipo Barbra Streisand, por ejemplo.
No me gusta imaginármelas como sistemas, como robots hechos de las mismas piezas intercambiables, bien programados para responder a preguntas limitadas. Prefiero concebirlas únicas, con cualidades y pequeños defectos a cuestas, inscritos en su patrimonio genético. Frágiles y mortales, necesitadas de amor, cuidados y atenciones. Con un destino incierto, como todo el mundo, vinculado a los vaivenes de la suerte y a la comunidad a la que pertenecen. Las amo por ellas mismas, por sus personalidades singulares. Tengo debilidad por las que están al último grito, sensibles a la estética del tiempo, influidas por la literatura, los cómics, la televisión, el cine, la fotografía y la creación artística del momento; haciendo uso con discernimiento de los aparatos electrónicos “de moda”  y de las invenciones más recientes en todos los aspectos de la vida para facilitársela y hacérsela feliz. Me interesan las intelectuales que saben cómo están hechas, que se plantean preguntas existenciales: ¿de dónde vengo? ¿a dónde voy? Las que se organizan para explotar al máximo sus cualidades y sus defectos, conscientes de la importancia de su inconsciente.
No pierdo la esperanza de conocer a muchas… De una u otra, asumo las rupturas y soy el campeón del pluralismo. Añado las demás a la una y a la otra. A la negra y a la blanca les añado todos los colores, todos los matices, los recargados y abigarrados. No tiene diferentes. Más que pasear una u otra, una y otra en cada ciudad, en cada puerto, elijo sobre el terreno, de entre las demás. Varias es más seguro. 
JEAN NOUVEL

No hay comentarios: